Luke Cage, un superhéroe con buen gusto literario

lukeclaire

Aunque dudo que, en lo personal, ninguna serie de superhéroes se pueda ganar mi corazón tanto como Agents of SHIELD y su protagonista Daisy Johnson (el personaje mejor escrito de todo Marvel cine y televisión – pero tendría que echar un post entero para cantar las alabanzas de la incomprendida y magistral serie) la nueva serie de Netflix dedicada a Luke Cage alias Power Man se ha ganado un hueco entre mis favoritos gracias a un gran cast, unos objetivos políticos muy claros y de actualidad y una bella historia de amor en su centro; es un digno y necesario intento de ampliar en todos los sentidos el universo de Marvel tv, y una refrescante subida de calidad después de la mediocre Agent Carter, la problemática y racista Jessica Jones, y la desequilibrada segunda temporada de Daredevil. Aún esperando gustarme me econtre con la grata sorpresa de mi entusiasmo por el universo Luke Cage.

Vamos, que le llevo uno días dando la vara a propios y extraños, así que hoy os toca a vosotros.

Sin entrar en spoilers, que la serie salió ayer, uno de los puntos fuertes de Luke Cage, además de lo icónico que es tener a un hombre negro con capucha de superhéroe en los Estados Unidos hoy en día cuando la brutalidad policial contra la comunidad Afroamericana está tan extendida que se podría ya clasificar de guerra genocida contra la misma, es el fuerte sentido del lugar que trasmite la serie. Harlem es en cierto modo el centro de la trama. No es el hogar original de Luke pero es el barrio al que ha decidido volver y que va a proteger de los villanos de turno.

Luke, además, se le ve desde el primer episodio como una aficionado a la lectura.

ellison

Como una declaración de intenciones de la serie lo primero que vemos de la afición a la lectura de Luke es una copia de El Hombre Invisible de Ralph Ellison, el libro de Harlem por excelencia, sobre los prejuicios a los que los hombres negros tenían que enfrentarse en Estados Unidos en los años 1940s. Es una obra donde la invisibilidad sirve de metáfora para la condición de toda una raza – del mismo modo que la alta carga metafórica de Luke Cage (un superhéroe negro que es resistente a las balas y lleva hoodie) no puede pasar desapercibida a día de hoy.

zoranealehughes

El movimiento artístico más famoso y localizado de la historia Afroamericana, el Renacimiento de Harlem de los años 1920s, es un punto de referencia en Luke Cage. Para Luke es el culmen de la identidad negra, citando a la novelista Zora Neale Hurston y el poeta Langston Hughes como ejemplos a imitar, y recordando la vibrante historia cultural que fluje por las calles del barrio, tan a menudo denigrado por razones racistas. Luke habla con el fervor del convertido, pues no es nativo del Harlem. Otros personajes intentarán usar los sentimientos de orgullo que el Renacimiento de Harlem para manipular la opinión pública por su propio beneficio.

mosleymosley2

En el segundo episodio vemos a Luke leyendo Little Green de Walter Mosley, el duodécimo libro de la saga Easy Rawlings, el detective afroamericano cuyas aventuras en Los Angeles se extiende desde los años 1940s a varias décadas después gracias al éxito y longevidad de la serie, empezando por la publicación de El demonio vestido de azul en 1990 (de publicación en España cuatro años después). Easy Rawling es una figura que pretende dar un giro a un cliché clásico – el del detective hardboiled de las novelas de Raymond Chandler, Dasshiell Hammett o Ross McDonald, que Mosley transformará en un personaje con los mismos rasgos que los clásicos Marlowe o Spade o Archer, su propio código ético, su narración descreída en primera persona, una debilidad por las femme fatales con mala suerte, pero con un importante cambio (además de la mirada postmoderna al género, inevitable en unas novelas escritas décadas después del nacimiento de este estilo): Rawlings es Afroamericano, y su comunidad y experiencias vitales vienen marcadas por la diferencia de raza con los héroes fundacionales del noir. Igual que Easy Rawlings el caso de Luke Cage es de un icono negro tomando su merecido lugar en un género (en el caso de Cage el de superhéroes) tradicionalment muy blanco. No es Rawlings el único caso de un héroe noir de raza negra, y pronto en la serie también es mencionado Chester Himes, peso pesado de la literatura Americana a partir de los 1950, hombre enfurecido con la situación de sus hermanos negros y cuyas novelas situadas en Harlem plasmaban contantemente la violencia policia en contra de la la comunidad.

shaftcrime-partners

Igual que Rawlings otro famoso héroe de la cultura Afroamericana que se convirtió en un éxito en una arena (las películas de acción urbana) que hasta entonces parecía exclusiva de la raza blanca como el detective John Shaft, estandarte del cine blaxplotation del que tanto bebe Luke Cage – tanto en gusto musical, incluido un tema de Isaac Hayes, como en cuestión de montaje y estética -, tiene raíces literarias. Raíces literarias que además son comentadas en la propia serie de Marvel, cuando otro personaje acusa a Luke de tener gustos literarios demasiado modernos: Walter Mosley, George Pelecanos, Dennis Lehane, includo Richard Price. Como contrapunto este personaje ensalza la vieja escuela de Ernest Tidyman (el creador de Shaft), Chester Himes y sobre todo de Donald Goines, escritor de una serie de novelas (bajo el alias Al C. Clark) siguiendo las aventuras de Kenyatta, un militante que trata de defender su comunidad formando parte de un grupo parecido a las Panteras Negras. Esta sequencia de tertulia literaria improvisada resulta maravillosa por el amor y orgullo que los personajes demuestran por su cultura, la cultura Afroamericana, y en el panorama actual en aquel país sólo se puede ver como una escena revolucionaria. Luke Cage aspira a convertirse en un icono de la resistencia Afroamericana en un momento en que se necesita, y se toma un momento para celebrar aquellos que lo han hecho antes, los héroes literarios que han abierto el camino desde los años veinte.

chesterhimesempieza-el-caloreco-negro

Incluso en una de sus últimas escenas (como recordatorio del carácter literario y noir de la serie) Luke Cage tiene tiempo para hacer tertulia sobre libros; el iconoclasta Chester Himes vuelve a tener presencia, esta vez con una copia física de una de sus novelas detectivescas ambientadas en Harlem, The Heat’s On. Y también se menciona de nombre a Michael Connelly, y sus libros (“mierda de la Costa Oeste”) de la serie de Harry Bosch (adaptada para televisión con oficio por Amazon). La mención de una serie de thrillers sobre un policía blanco en Los Ángeles puede resultar estridente en una serie sobre un superhero negro en el Harlem pero el hincápie que hace Connelly en la ciudad como relato y en un héroe traumatizado por su pasado hacen que la mención tenga todo el sentido del mundo.

No se trata de una serie sin defectos (pero ¿cuántas series con muchos más defectos y protagonizadas por el típico hombre blanco heterosexual nos hemos tragado e incluso alabado?) y tarda unos episodios en encontrar su verdadera voz pero el balance general es lo más positivo que el universo cinematográfico Marvel nos ha traído en mucho tiempo, y cuando Luke Cage encuentra esa voz suya, una voz negra y literaria, noir y blaxplotation y hip hop y justicia social y combativa y necesaria, es un sonido que no deberías perderte.

luke-cage-noir

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s